El Plan de los Biotopos de Sanación

en de pt-br es
Un plan de sanación para los seres humanos y la Tierra

El Plan de los Biotopos de Sanación es una estrategia para la paz global que ha sido desarrollada por Dieter Duhm y Sabine Lichtenfels—entre otras personas—durante casi 40 años, tanto a nivel teórico como práctico con el objetivo de iniciar un proceso de sanación de la Tierra y un futuro sin guerra.
Este plan está basado en una visión concreta. La “Teoría Política” de Dieter Duhm describe esta visión en términos científicos. Ella explica por qué y cómo solo unos pocos centros especiales alrededor del mundo—los así llamados “Biotopos de Sanación”—serían suficientes para reemplazar a nivel mundial el campo de información de miedo y violencia que existe hoy en día por un nuevo campo de información global y efectivo basado en la confianza y la cooperación.

¿Cómo pueden llegar estos centros locales a tener un efecto global? La respuesta yace en la naturaleza de los sistemas holísticos, cuya lógica funcional y parámetros se describen en la Teoría Planetaria. Duhm: “No se trata de cuán grandes o fuertes sean estos centros locales (en comparación con los aparatos de violencia existentes), sino cuán comprehensivo y complejos sean, cuántos elementos de la vida bien combinados y unidos puedan contener. En la ‘construcción de campos de evolución’ no se trata de ‘la supervivencia del más fuerte’ sino del éxito de lo más complejo. De lo contrario ningún nuevo desarrollo podría prevalecer, ya que todos comenzaron pequeños y discretos (Teilhard de Chardin)”. (Zukunft ohne Krieg [Futuro Sin Guerra], 2006)

¿Qué es un Biotopo de Sanación?
Un Biotopo de Sanación es un modelo de sociedad futura. Como un nuevo prototipo, debe ser primero desarrollado en un laboratorio. Por eso el “Plan de los Biotopos de Sanación” se basa en la idea de que una nueva sociedad debe desarrollarse primero como modelo para que este pueda ser luego aplicado a gran escala. En una cultura de paz futura, los problemas que hoy en día llevan al mundo entero a la guerra serán resueltos o estarán en proceso de solución. Los Biotopos de Sanación son los lugares en donde se preparan estas soluciones. Los resultados deben ser generalizables y estar al alcance de cualquier persona que los busque. Los Biotopos de Sanación están organizados de manera tal que las diferentes soluciones puedan estar ligadas entre sí hasta que la imagen de una solución total devenga visible.

Para ser más claros, dividimos la solución global en tres partes diferentes:
1. Las bases materiales para la vida.
2. Las bases sociales de la vida.
3. Las bases de la vida espiritual.
En todas estas áreas el ser humano necesita nuevas respuestas para ser capaz de iniciar un futuro no violento.

El problema de las bases materiales para la vida se expresa en la falta global de agua, comida, energía, y en su injusta distribución. Desertificación, hambre y el cénit petrolero son solo algunos de los aspectos de estas carencias, y son el resultado de la forma fundamentalmente equivocada que el ser humano tiene de tratar la Tierra, el agua y la naturaleza. La corrección necesaria consiste en la creación de sistemas de vida compatibles con los sistemas y fuentes de energía inagotables de la naturaleza. En concreto, la solución radica en la implementación de asentamientos descentralizados, regionales, autosuficientes, sustentables y ricos en agua en los que puedan vivir hasta algunos miles de habitantes. Con la ayuda de “paisajes de retención de agua”, permacultura, jardines de paz y nuevas tecnologías energéticas trabajando acorde con las leyes de la vida, estos asentamientos (en un número considerable) serán capaces de abastecer a toda la humanidad de alimento suficiente, agua potable y energía dentro de unos años o décadas. Al mismo tiempo, sanarán los ecosistemas naturales y los seres vivos. De esta manera se supera la contradicción entre el desarrollo económico y la protección de la naturaleza.
Las nuevas tecnologías energéticas ya no se basan en romper la resistencia sino en seguir una “línea de tensión”. Conectan los nuevos asentamientos con las fuentes inagotables de energía solar y del universo. La lucha por los recursos habrá así cesado.

Las bases sociales de la vida están hoy en día destruidas en todas las sociedades. La humanidad ha perdido la habilidad de cohabitar en paz. El miedo, la alienación y la desconfianza llevan a conflictos irresolubles, desde las estructuras más pequeñas como el matrimonio y la familia hasta los puntos de conflicto de gran envergadura mundial como las guerras. La disposición latente para la violencia puede estallar y ser usada en cualquier momento para comenzar guerras y enfrentamientos crueles. En los Biótopos de Sanación debe demostrarse y enseñarse cómo a través de la creación de nuevos entornos de vida, la cooperación y la confianza pueden ser desarrolladas de forma permanente y estructural. El cambio no puede producirse (solo) a través de terapias individuales o mediante demandas. Según Marx, “no es la conciencia del hombre la que determina su ser sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia”. Un nuevo tipo de socialización es el nivel más alto de orden en el que los conflictos que por mucho tiempo no encontraron solución pueden ser resueltos. Los seres humanos en estas nuevas comunidades se apoyan y ayudan mutuamente y también al resto de los seres. No porque sigan un orden moral externo sino porque han reconocido que todo lo que vive es parte de la gran familia de la vida a la cual ellos mismos pertenecen.
En el corazón de la construcción de confianza está la reconciliación entre los sexos. No puede haber paz en la Tierra mientras haya guerra en el amor. La sociedad patriarcal dominada por hombres debe ser transformada en una forma de vida en la que tanto hombres y mujeres vuelvan a conectarse con su conocimiento sensual y lo apliquen en una cultura futura de compañerismo entre lo masculino y lo femenino.

La lucha contra las bases de la vida espiritual se lleva a cabo hoy en día de una manera total y a la vez tan sutil que es difícil percibirla. Solo notamos sus consecuencias como las guerras religiosas, las peleas entre hermanos, las estructuras de dominación y subordinación, psiques depravadas o enojos reprimidos que nos llevan directamente hacia la autodestrucción. La humanidad ha perdido su auténtico anclaje ético y religioso.
Regresar de este “exilio” requiere aprender una nueva visión del mundo, una teoría de la confianza primordial que sea capaz de volver a abrir el corazón humano. Seres humanos independientes y con autonomía de pensamiento evolucionarán a partir de estos procesos de aprendizaje: personas que ya no se someterán a autoridades que castigan. Este tipo de personas desarrollan un núcleo humano potente y son por lo tanto incorruptibles. Hacen que la vida misma sea una instancia sagrada y allí donde estén la protegerán. Para ellos, los Biotopos de Sanación son centros de entrenamiento espiritual.

La situación de la implementación del plan
El Plan de los Biotopos de Sanación es un plan maduro y está lo suficientemente desarrollado tanto en su teoría como en su práctica. En 1995 se fundó Tamera en Portugal, el primer Biotopo de Sanación. Hoy en día alrededor de 170 co-trabajadores, estudiantes, jóvenes y niños viven y/o trabajan allí. Durante los primeros años, el trabajo estaba focalizado sobre todo en la construcción de una comunidad fuerte y sustentable. Poco a poco se fueron desarrollando los distintos departamentos: ecología, Aldea Solar (Test Field), el proyecto de los animales, la República de los Niños, el centro de la juventud, el centro de huéspedes, el centro de paz, el departamento artístico, la escuela de amor, el ashram político, el Instituto para el Trabajo de Paz Global (IGP por sus siglas en inglés) y el Campus Global, que se creó con la cooperación de socios de Israel-Palestina, Colombia, México, Brasil, Kenia, India y otros países. Existe ya una red internacional que vincula Tamera a proyectos y personas alrededor del mundo. Es así como están surgiendo las primeras bases para los próximos Biótopos de Sanación.
En su núcleo, el proyecto ya está establecido. Ahora debe dar un paso más para encontrar su dimensión global. Para ello necesita apoyo internacional, donantes y especialistas en medios de comunicación.

Próximos pasos
1. Los Biótopos de Sanación y centros de paz necesitan apoyo y protección internacional. Para esto se establecerá un tipo de “consejo mundial” con personas que retomen la idea y cooperen mutuamente apoyando el plan.
2. El plan necesita difusión y reconocimiento internacional. De este modo más personas verán la iniciativa como realista y plausible.
3. Junto a la indispensable toma de consciencia política sobre lo que ocurre en el mundo, un nuevo movimiento de paz necesita profesionales en medios de comunicación y a los medios de comunicación en sí mismos para encontrar y divulgar imágenes arquetípicas y palabras de paz, por ejemplo en forma de arte político, películas, comentarios especializados sobre lo que ocurre en el mundo, etc. Se despertaría así la fuerza del potencial humano, pues esta información está en resonancia con un sueño que se encuentra en el alma de todas las personas.
4. Todos los interesados deben tener libre acceso al conocimiento que se necesite. La Escuela Terra Nova es una red global emergente de personas que estudian estas nuevas ideas. Se desarrollará como una plataforma de educación global ofreciendo contenidos en lo posible gratuitos en todo el mundo. En colaboración con centros de enseñanza similares, se creará un plan de estudios conjunto para los conocimientos humanos, ecológicos y tecnológicos necesarios para la construcción de comunidades basadas en la confianza además de otros proyectos futuros.
5. Se necesitan donantes, apoyo periodístico y personas comprometidas que quieran contribuir a la realización de los puntos antes nombrados.

Más información:

Share your thoughts:

Your email address will not be published. Required fields are marked *